lunes, 1 de abril de 2013


Publicación en ebook de Ali Bey el Abassí


El otro día leí un largo artículo sobre la destrucción de los lugares históricos de La Meca. El historiador Hatoom el Fassi, profesor de la Universidad Rey Saud de Riad, ponía el grito en el cielo y señalaba que, hoy día, son más numerosas las grúas que los minarates en la ciudad santa del Islam.  La Meca que contempló Domingo Badía, cuando logró penetrar en ella casi cincuenta años antes que Burton, ha desaparecido bajo la piqueta. Intenté describirla con minuciosidad y exactitud en la novela histórica que consagré a este personaje fascinante y que ahora se publica en ebook.

Lo que me movió a escribir esta novela histórica fue descubrir que la confrontación  y el diálogo entre la fe y la razón, el cristianismo, la ilustración y el islam, Oriente y Occidente tenía lugar en el interior de una misma persona. Domingo Badía, transformado en Alí Bey el Abasí, logró penetrar en La Meca, tras recorrer las dos orillas del Mediterráneo incendiadas por la revolución, las guerras napoleónicas, la decadencia del Imperio turco y la ascensión de los fundamentalistas wahabíes.
 
 
Precisamente los mismos que, por entonces, acusaban a los turcos de mercantilizar  los lugares sagrados entregan a la piqueta lugares que parecían inviolables para levantar en su lugar gigantescos  hoteles, centros de ocio y kilométricas galerías comerciales. Dos tercios de los edificios históricos que describí en la novela han sido destruidos. Todos ellos databan de la época del profeta y los primeros años de la era islámica. Hatoom Al Fassi asegura que sustituidos por un modelo de ciudad burdamente inspirado en Las Vegas, una urbe construida igualmente  en medio de un desierto.

Es una extraña sensación. Ninguno de los conflictos que se tensaban en la novela se ha apaciguado. Releer la novela me parece una excavación en busca de los fundamentos del mundo en el que vivimos, soterrados bajo rascacielos faraónicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada