viernes, 22 de mayo de 2020

Carta a un mago sobre el impacto del coronavirus en la magia


Fotografía de Michael Nagle 


Estimado amigo: Eres mago y en muy pocos días tu vida ha sufrido un vuelco. ¿Cómo describirías lo que ha pasado? Me gustaría hablar contigo del impacto del coronavirus en la magia. Un tema en el que, a la fuerza, te has convertido en un especialista. 

Probablemente te parece que han cambiado las reglas de juego y que va a resultar difícil continuar en la partida. Por encima de cualquier otra consideración te afectan dolorosamente las desapariciones de figuras destacadas de la magia profesional – como Pepe Regueira, Norm Nielsen o Roy Horn. Y, por supuesto, el fallecimiento de otros magos amigos cuyas presencia y participación en las sociedades mágicas son difíciles del olvidar.

En cuanto a tu mágica los efectos de la crisis han sido fulminantes: la paralización de las actuaciones en vivo, la sucesión de cancelaciones y las consecuentes pérdidas económicas. Nunca hubo un frenazo como este. Ni siquiera en los días aciagos de la guerra civil

Andreas H. Bitesnich Up and down Lisbon 2019


Por otra parte, te sorprende e inquieta el papel esencial que, para el conjunto de la cultura y el espectáculo y, en concreto, para la magia,  ha adquirido el cauce de internet.

No es una constatación que te resulte agradable. Puedo escuchar tus pensamientos. Se opone a tu manera de concebir tu vida y tu arte que reclama la participación directa del público. Casi se puede decir que trabajar sin la presencia de una audiencia tangible vulnera tus planteamientos y te despoja de los sentimientos y emociones que experimentas habitualmente en escena. 

Quiero compartir contigo tu actitud. Porque la cuarentena generalizada y global  amenaza la supervivencia económica de personas y empresas relacionadas con las actividades mágicas (magos, técnicos, fabricantes, teatros, salas de espectáculos, festivales, congresos y actuaciones, eventos privados, escuelas de magia, tiendas y editoriales especializadas.). Con unas finanzas mermadas, incluso aniquiladas, a causa del confinamiento y unas perspectivas de reactivación por las medidas de separación social, la supervivencia está en el aire. Aunque tal vez lo que más te inquieta, como a mí, es que la situación no se puede achacar por completo al coronavirus. Muy posiblemente sospechas que sus causas se originan mucho más atrás y que, aunque nos dé una pereza inmensa  reconocerlo,  estamos obligados a adecuar nuestras estrategias y planteamientos artísticos en los próximos años a un marco que ha cambiado.

Wolfgang Laib Pollen from Hazelnut


De personas deprimidas por la crisis hemos pasado a ser personas preocupadas por su resolución. Porque el confinamiento ha supuesto también un incremento de la oferta cultural en línea– que incluye a la magia -  para poder satisfacer las demandas en esta situación peculiar. Y es este aspecto el que verdaderamente nos preocupa. Reconócelo.  Ya que, en cierta medida, esta situación te ha supuesto caer en la cuenta de que todos nosotros estamos sumergidos hasta el cuello en una sociedad digital, en la que ya nos encontrábamos, pero tal vez sin darnos cuenta por completo de su significado y alcance.  

La irrupción del coronavirus, al desencadenar  el confinamiento, ha supuesto una aceleración extraordinaria de algo que ya sucedía: el proceso de digitalización en múltiples esferas de nuestra vida como la información, el comercio, distintos y variados servicios, las relaciones con la Administración, el teletrabajo, la educación, el consumo de productos culturales y la comunicación entre las personas. 

Ni tu ni yo  acabamos de penetrar en ese mundo. Llevamos tiempo en él, accediendo a la información, comprando en las tiendas virtuales, haciendo la declaración de la renta, manteniendo la comunicación con amigos y familiares, viendo películas y escuchando música. Si tienes hijos habrás constatado que han proseguido sus cursos durante la cuarentena mediante procedimientos en línea. Y seguramente tú mismo u otras personas de tu entorno han continuado trabajando desde casa… Sin embargo, llevábamos tiempo haciendo esas mismas cosas. Mucho más tiempo del que pensamos. Desde los años 90 he escrito todos mis libros teletrabajando, las herramientas digitales han sido básicas para mi labor de investigación  y, en mis clases,  hace más de un decenio,  empleo los recursos que proporciona la red para impartirlas.
Libro de Adivinación, cerrado


Esta constatación es importante para darnos cuenta que no somos extraños al universo de la digitalización. Tampoco en el ámbito de la cultura y el espectáculo. En realidad, no procedemos de un mundo en el que las actuaciones en vivo fueran dominantes. Nuestros antepasados, hace ya muchos siglos, vivieron el desplazamiento de la trasmisión oral y presencial de la cultura a la transmisión alfabética del manuscrito y, más tarde, a la trasmisión tipográfica del libro. 

Nuestros tatarabuelos comprobaron cómo las tecnologías visuales adecuadas por los magos al ámbito del espectáculo – la linterna mágica, el teatro de sombras, la fantasmagoría y la catóptrica - desencadenaron un proceso de espectralización de las imágenes, de descorporización. 
Estudio de rodaje, Pathé


La presencia física y viva acabará erradicada en la fotografía y en el cine a finales del siglo XIX. El cine, un espectáculo enlatado, fue el más popular en la primera mitad del siglo XX y, estuvo cerca de desplazar por completo al teatro.  Tuvo que competir con un medio aún más incorpóreo, con las ondas sonoras de la radio.  Y con la televisión. 

En el caso de mi generación, desde los años sesenta nuestros cerebros estaban repletos de cultura pop y destellos de un mundo audiovisual difundido a través de las ondas. Y desde los noventa hemos sustituido, casi imperceptiblemente,  el influjo de la televisión por el universo digital cuyo espectro es mucho más variado.


Seguramente me responderás que todo eso es muy cierto, pero que también lo es que te ganabas la vida con tus actuaciones presenciales. Y estas se han desvanecido. Además, constatas que el bloqueo, consecuencia de la pandemia, al acelerar la digitalización, ha favorecido, en primer lugar, a las grandes plataformas tecnológicas como Google, Amazon, Facebook o Netflix, que hace ya tiempo, dominaban amplios segmentos del mercado. Con la situación creada por la pandemia han recibido una imponente aportación de recursos económicos y, sobre todo, han obtenido  acceso a preciosos datos masivos (big data). Estos datos son la materia prima que les permitirá  desarrollar y controlar, con ventaja y de manera inmediata, las posibilidades de la inteligencia artificial. Las perspectivas indican que incrementarán su dominio, a escala global, en el ámbito de la comunicación digital. Tienes razón y este será, por consiguiente,  uno de los campos de batalla de los próximos años.


Gerardo Fdstein Ni Tanto ni tan poco



Pero, al mismo tiempo, has comprobado que han estado pasando otras muchas cosas que parece que no las habíamos percibido antes, aunque ya sucedían con anterioridad. El enorme impulso de la digitalización ha multiplicado las posibilidades de la magia en línea. Clases y conferencias, ventas de juegos y material, coloquios y reuniones, actuaciones en directo o diferido emitidas a través de dos docenas de plataformas de emisión de vídeos, trabajo colaborativo, emisión de actuaciones en directo o formación.


 Desde el cuero cabelludo hasta los dedos de los pies, nos estremece pensar que el salón de nuestra casa se puede convertir en nuestro teatro, que podemos gestionar la venta de juegos desde la cocina, los cursos y conferencias desde el dormitorio. La situación es complicada, pero nos permite echar un pulso a las dificultades. 



Sin lugar a dudas habrá un momento en el que las actuaciones en vivo regresarán. A mí no me cabe la menor duda. La única experiencia similar a lo que estamos viviendo, fue la epidemia de gripe  que se extendió por todo el planeta entre enero de 1918 y diciembre de 1920, debido a la movilidad global provocada por la primera guerra mundial. Y cuando acabó se vivió una época dorada del espectáculo: Los llamados «felices años veinte». Se estima que la gripe del 18 provocó entre 40 y 50  millones de muertos en todo el mundo debido a la ausencia de tratamientos, vacunas e infraestructuras sanitarias y a que la censura de guerra ocultó su existencia en los países contendientes, evitando que se tomaran medidas profilácticas.  España fue la excepción. Era un país neutral y la epidemia saltó a las primeras páginas de los periódicos. Cerraron el comercio, los colegios, las universidades y se detuvo una parte de la producción.  Aun así se calcula  que al menos prodvocó 400.000 fallecidos, aunque posiblemente fueron muchos más. En parte debido a la  incongruencia de que permanecieran  abiertos los teatros y se celebraran fiestas, procesiones y corridas de toros.
Epidemia de gripe, 1918. Hospital


La gripe debilitó los ejércitos y contribuyó a acelerar el armisticio. También agravó la crisis económica provocada por la guerra, pues afectó fundamentalmente, a diferencia del coronavirus, a la población activa. No se logró remedio, ni vacuna. Inopinadamente un día, los científicos lo atribuyen a una mutación o una cadena de mutaciones, perdió virulencia y  desapareció.

Actuación de Harry Houdini


Inmediatamente se desató una sorprendente euforia.  Fueron años de expansión económica, sobre todo norteamericana, sustentada en innovaciones técnicas como el teléfono, el automóvil,  los electrodomésticos y, muy especialmente, las transformaciones en los métodos de producción, con la adopción de la cadena de montaje y las novedosas formas de  comercialización,  tal la venta a plazos que suscitó una ola inusitada de consumismo. Dentro del mundo de la cultura y el espectáculo fueron los años en los que se popularizaron el jazz, el tango, el charlestón y las vanguardias artísticas. En esos años el cine desplazaría a la magia teatral y de gran espectáculo de su papel central en el ocio colectivo que había adquirido en el siglo XIX. Los modelos europeos implantados por Robert-Houdin y Maskelyne en sus teatros especializados, por las Grandes Compañías en sus espectáculos itinerantes y globales y por Georges Méliès y otros magos pioneros en el cine mágico o de efectos, fueron reemplazados por los métodos de producción prácticamente industriales de Horacio Golding y los espectáculos enraizados en la cultura de masas norteamericana de Harry Houdini que sentaron las bases de la moderna industria de la magia de espectáculo.


La euforia duró apenas una década. El crack bursátil de 1929 desencadenó la Gran Depresión, creando el caldo de cultivo para la propagación de los totalitarismos y engendrando las circunstancias explosivas que condujeron a la segunda guerra mundial.

Estreno de la primera pelúcula sonora

En el ámbito de la magia, del espectáculo y de la cultura popular, de nuevo las actuaciones en vivo se vieron en aprietos. Se precipitó el declive del vaudeville y de la magia teatral. Miles de teatros echaron el cierre.  La brutal depresión económica, como hoy día el coronavirus, aceleró el proceso de cambio. Pero nos engañaríamos si pensáramos que fue la causa primordial. 1929 es, asimismo, el año en el que el cine rompe a hablar. Ahí está la clave. Mientras el cine era mudo, el teatro podía competir con él a pesar de que los costes de producción eran muchísimo más elevados. Fue la difusión del cine hablado la que asestó el golpe definitivo al vaudeville y forzó a la magia de escena a adaptarse a un nuevo cambio social.
En realidad, constatamos que se trata del mismo proceso que se inició con la invención del cine – y aún mucho antes con la imprenta y el libro y otras invenciones que prescinden de la presencia en vivo del cuerpo humano – y llega hasta nuestros días con el impulso otorgado por la crisis del coronavirus a la digitalización. Un proceso de tecnologización de la difusión de la cultura, el ocio y el espectáculo que, a través de aparatos cada vez más sofisticados, se introducen en los hogares y se convierten en componentes esenciales de los estilos de vida. El libro, la linterna mágica, el cine, la radio, la televisión la computadora, la cinta magnética, la robotización, la inteligencia artificial… Podríamos llenar una página entera enumerando algunos de los hitos de este proceso.   


Eres un mago experimentado y conoces bien la naturaleza de la magia que practicas. Por lo tanto, sabes que volverán las actuaciones en vivo cuando las circunstancias lo permitan porque en la magia, que es un arte escénico, forman parte de su ADN original. No obstante, los nuevos canales abiertos en la red no desaparecerán porque la difusión y comercialización de la cultura y los espectáculos a través de la red  ha arraigado en la vida cotidiana y satisfacen las expectativas de muchas personas que de otra manera no tendrían acceso a ellos por motivos económicos o geográficos.


Intuyes que te diriges, con tu bagaje de mago, hacia un mundo híbrido, en el que en el mejor de los casos dispondrás de un doble escenario: el presencial y el virtual. De manera que empiezas a entrever este proceso como una oportunidad, pues entraña la apertura de cauces que dilatan tus posibilidades de llegar a diferentes públicos y rentabilizar tu trabajo.
Distanciamiento social en un teatro


Por ejemplo, debido a la distancia social que regirá la reapertura, los pequeños teatros de magia tendrán problemas para hacer rentables las actuaciones en vivo. Pero si adoptan este modelo híbrido y comercializan las actuaciones, también, a través de la red, pueden alcanzar el punto crítico de espectadores que las convierte en rentables, aunque en la sala sólo pueda ocuparse un tercio del aforo.


Desde hace tiempo las tiendas de magia mantienen esta dualidad. Una parte de sus ventas, a veces substancial, es en línea. También hay cursos y academias de magia que han acumulado una apreciable experiencia de funcionamiento en la red. Sin duda talleres y conferencias, la enseñanza de la magia, puede mantenerse en la red mientras duren las restricciones y proseguir cuando estas acaben.


Igualmente, las sociedades mágicas podrían recurrir a esta fórmula si quieren sobrevivir a una época sin reuniones masivas, concursos o congresos.
Doso Dossi: Los magos


El procedimiento es perfectamente aplicable a tus propias actuaciones siempre y cuando las ejecutes con las mismas exigencias que aplicas a tus actuaciones presenciales. Porque habrás apreciado que no todas las intervenciones que contemplamos en las redes son igualmente felices y eficaces. Seguramente has comprendido que es preciso dominar el lenguaje del medio y asociarlo a la propia magia. Del mismo modo que  los magos del siglo anterior sacaron el máximo partido de la irrupción del cine – como Méliès y un largo etcétera - o la televisión – como Tamariz y otro largo etcétera...


Si has intentado realizar actuaciones personales en directo habrás comprobado la importancia crucial de contar con la tecnología adecuada para resolver la trasmisión, la imagen, el sonido y la iluminación.  Además de la magia, la dramaturgia apropiada y el tratamiento visual. Te preguntas: ¿Qué juegos son los más propicios? ¿Cuál es la forma de presentación adecuada? ¿De qué manera romper la cuarta pared y lograr la participación del público?  Y, evidentemente ¿qué plataformas nos pueden ayudar a su difusión y qué instrumentos están a tu alcance para darte a conocer y atraer, captar y retener a la audiencia?

Estudio de vídeo


Tendrás que sumergirte en la pantalla como en una piscina. Una buena zambullida. Pero con el tiempo podrás sacar la cabeza y regresar a tus actuaciones en vivo. Ahora te dejo a punto de subir al trampolín. Pisa con fuerza.  Sigue adelante. Tu corazón late. Una vez más va a empezar la función.

54 comentarios:

  1. Fantastico abres un mundo de esperanza e ilusion
    gracias
    seleccionesmagicas.com llacer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial como siempre, amigo. Tus apreciaciones son muy acertadas y me encanta el final, algo así como The Show Must Go On.
      Fuerza y nuestro mundo se reactiva.

      Eliminar
  2. Ramón felicidades por tu reflexión, como siempre es un placer leerte.
    Y como siempre me quedo reflexionando sobre lo que escribes...
    Las crisis hacen que cambiemos nuestros puntos de vista, y tengamos que pensar nuevas maneras de seguir adelante.
    Un abrazo, espero que pronto nos veamos por los teatros y cuidaros mucho 😊👍🏻✨

    ResponderEliminar
  3. Hola Ramón. Excelente reflexión. Si la Magia se ha adaptado a todas las situaciones cambiantes, la actual, tal vez la más dramática, aunque temporalmente espero, no debe ser un freno sino una oportunidad. Y la solución es la digitalización, la Magia Online. Como decían los griegos, "nada es constante, sino el cambio". Ahora podemos constatar que estos cambios son muy rápidos y si no vamos a la misma velocidad, nos quedaremos atrás. La digitalización está aquí y debemos adaptarnos a ella con todas nuestras facetas, incluídas las actuaciones en directo Online. No desaparecerán los directos en vivo, pero aumentarán los creados Online y con muchas ventajas...

    ResponderEliminar
  4. Fenomenal relato de la situación. Y lo que más me ha gustado es ver la manera en que lo tratas dando muchos puntos de vista y con un toque de positividad tan necesario hoy en día.
    Maravilloso e inspirador como siempre Ramón. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, has aportado las respuestas de muchísimas preguntas y dudas a muchos artistas, y no solo magos. Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría contribuir aunque solo sea con un granito de arena a mejorar la situación. un avbrazo

      Eliminar
  6. Es una tranquilidad constatar que los Magos que Aman a la Magia, tocan con los pies en el suelo. Gracias por tu reflexión Don Ramón.

    ResponderEliminar
  7. Espectacular Ramón. Todas las respuestas a esta nueva situación están en este artículo, que además arroja luz y esperanza al futuro. Un abrazo grandote! Mad Martin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo para tí, Mad Martín. Seguiremos disfrutando de tu magia

      Eliminar
  8. Genial. Expresado en palabras lo que muchos tenemos en la mente. Gracias Ramón.

    ResponderEliminar
  9. Magnífica reflexión, Ramón. Y necesaria. Todo cambia, todo muta, pero la vida es la permanente adaptación al medio. La realidad está siempre por hacer y buena parte de ella está y estará en manos de magos. También de los magos que juntamos letras y palabras para seguir nombrando la realidad.

    ResponderEliminar
  10. Fantástico relato de la situación actual. Tus sabías palabras, siempre arropadas en la historia de la magia, nos hacen ver un futuro con más esperanza.

    Ahora más que nunca debemos llevar nuestra magia a la excelencia para poder sorprender, ilusionar y maravillar a nuestros espectadores.

    ¡Un fuerte abrazo Ramón!
    Mag Gerard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gerard. Un fuerte abrazo. Disfrutaremos con tu magia

      Eliminar
  11. Muchas gracias por estas líneas. A mi me ha supuesto el poder acceder, como bien dices, a reuniones y conferencias que, de otra forma, hubiera sido más difícil por no decir imposible, por el tema geográfico. Habrá ventajas y desventajas pero lo bueno de todo esto que a larga, nos acabaremos adaptando y crearemos nuevos hábitos y formas de interactuar que se convertirán, con el tiempo, en parte de nuestra vida.

    ResponderEliminar
  12. ¡Impresionante árticulo, lleno de sabiduria, Ramón!
    ¡Engorabuena!

    ResponderEliminar
  13. Ramón has puesto en palabras los temores y preocupaciones de tantos Magos....y a la vez les abres un abanico de posibilidades, que aunque intuidas, eran más bien un "y por donde empiezo". Que placer disfrutar de ti. Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. Ramón, gracias por este artículo. Qué placer da leer cosas tuyas. Nunca me canso. Has reflejado reflexión, sabiduría y qué tantas cosas más. ENHORABUENA! y abrazos. (Nacho, del RCU)

    ResponderEliminar
  15. Muy interesantes, tus reflexiones. Creo que con este encierro obligatorio y la necesidad de usar herramientas virtuales hemos aprendido todos a valorar más lo presencial. Pasa lo mismo en el ámbito religioso, el cristianismo es una fe de contacto, los sacramentos no pueden impartirse virtualmente. Tras el encierro pienso que se va a revalorizar todo lo real y presencial, en el trabajo, en el ocio, en la práctica de la fe. La digitalización es imparable, pero ahora mismo hay un mercado para los discos en vinilo que no existía hace veinte años. Pienso que las actuaciones en directo van a conocer una edad de oro. Quizá sea en autobuses convertidos en teatro. No lo sé. Yo hace tiempo que salgo a la calle sin el móvil. Y cuando volvamos a tener la libertad de salir y de quedar en un café, no se me va a pasar por la cabeza usar un ordenador, que puede ser muy útil, sí, si tengo que hablar con una amiga en Chile, pero resulta absurdo si es para decir tres tonterías con un amigo de Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La oposición es aparente. Cada ámbito encontrará su tiempo y su espacio. Abrazos

      Eliminar
  16. Ramón ! Cuanto tiempo ! Espero estes / esteis bien ! ( Es lo más importante ! ) Una muy importante reflexión y un camino a seguir ! Sin duda ! Opcional , por supuesto ! Pero mayoritario ! Claro ! Nace otra generación ! El ¿poder? siempre ha hecho lo que ha querido y siempre ha existido una parte de personas o un grupo que no ha seguidp las ¿normas? ... Gracias a DIOS ! Los tiempos ¿cambian? ! Cambiaremos nosotros ? ... Adaptarse es una opción , pero espero y deseo que en un futuro muy , muy próximo no sea solo o blanco o negro ... Somos capaces de grandes logros ! Hagamoslos posibles !!! ... Gracias por tu e-mail y consideración ! Me ha encantado leerlo ! Cuidate mucho ! ... Hasta pronto ! Un abrazo !

    ResponderEliminar
  17. Gracias por esta revisión de la historia de la magia y sobre cómo se ha ido adaptando a lo largo de la historia. La magia genera ilusión, asombro, belleza, ... no se perderá. Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Ramón, vitalidad y optimismo, en línea o en curva, virtual o presencial, en la magia y en demás aspectos del arte de vivir. Estupenda la carta, enhorabuena. José Suárez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José:
      ¿Qué tal van las cosas? Te envío otro fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Ramon, gracias por tu reflexión. La analogía que haces con la época post gripe del 1918-20 es esperanzadora (si luego no va seguida de un crack como el del 29), aunque seguramente las cosas no irán exactamente igual (una nueva etapa de pobreza es inminente, al parecer). Desde un punto de vista cognitivo la magia en directo, la magia ante tus propios ojos no puede ser sustituida por la magia enlatada, en el futuro co-existiran ambas, sí, pero la magia en directo siempre será algo especial. Esperemos que pueda retornar pronto. Un abrazo. Jordi Camí

    ResponderEliminar
  20. Otro abrazo para tí, Jordi. Estoy terminando de leer tu libro. Mis mejores deseos

    ResponderEliminar
  21. Siempre se aprende leyéndote.
    Sabes, porque muchas veces te lo he dicho en persona, lo que me gusta leerte. Y es, por ese afán de aprender que me persigue. Y cuando se te lee, se siente como escribes.

    Se huelen los aromas, arrancados del mismísimo escenario donde surgieron. Traídos a través del tiempo por tu pluma. Tu visión de la historia, enriquece siempre a la propia historia.

    Me gusta leerte, porque siempre se aprende. Y esta vez, no podía ser menos.. He aprendido algo que tenía delante de los ojos, pero he necesitado que me lo señalaras para verlo...

    Espero poder abrir una ventana a "Historias desde el MagiAllá" y que la gente pueda ver el show, desde cualquier parte del mundo, a la vez que lo ven los presentes. Todo es estudiar las formas y saltar las dificultades técnicas...

    Un abrazo Ramón, y otro para Ana.

    Greca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta conversación merece una contuinuidad en vivo, presencial, querido Greca. Te llamaré. Un abrazo fortísimo.

      Eliminar
  22. Muy interesante reflexión Ramón y preciosamente escrito.

    La clave es que el ilusionismo, como tú bien has dicho, es un Arte Escénico y como tal necesita de la existencia de una transacción actor-espectador que sí no se da pierde su esencia de espectáculo en vivo.

    De todas las disciplinas artísticas, el ilusionismo es, sin duda quien más ha salido perdiendo con el distanciamiento social, más que el teatro, el ballet, la ópera, el circo... A distancia se puede hacer el humor, pero no el amor y mucho menos la magia, especialmente la de cerca, la infantil, la de mesa, la solidaria... y la de escena, por supuesto.

    No tirar la toalla, ni tener miedo nos permitirá reformular nuestros espectáculos sin necesidad de tener que trasladar nuestro espacio escénico a un rincón de nuestra casa. Y luego internet, ya si eso... ;)

    Gracias por compartir tu trabajo Ramón siempre es un placer leerte.

    Alberto Cruz

    ResponderEliminar
  23. Excelente, muchas gracias Ramón por sus escritos. Todo un placer leerte

    ResponderEliminar
  24. Interesantes, la reflexiones pero creo que la cuarentena nos obliga a estar conectado a través de Internet y extrañamos y valoramos más lo presencial. Las actuaciones artísticas necesitan de la presencia en especial el de la magia, el contacto hace poder realizar la destreza sin especulaciones que brinda la tecnología que siempre deja una duda, yo viví toda mi vida del arte en especial de la ventriloquia a la que ya llevo casi 70 años, cuando nací ventrílocuo fue en el circo donde trabajaban mis padres y familiares un mes de junio de 1950 ingrese siendo aun niño a la pista con un personaje que impacto al publico tal ves sea mas por ser un niño que por el dialogo creado por los mayores. En mi juventud agregue la magia con la cual recorrí America toda y como artista necesitamos de un publico presencial. Mi personaje El Muñeco Pepito quizás sea el de mayor permanencia en el ambiente artístico y con la mayor cantidad de actuaciones mensuales, en el circo mas de cuarenta funciones por mes y en lo particular agregar otras 15 un total de 60 funciones por mes durante 64 años.
    Y detener esto de golpe es una frustración. Gracias por tus reflexiones pero nunca lo virtual podrá reemplazar lo presencial y esta pandemia lo primero que prohibieron fueron a los artistas y quizás sea lo ultimo que habiliten y talvez la vida no me alcanse para verla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rodolfo:
      Encantado de entrar en contacto contigo y con Pepito. Tienes mucha razón. Las condiciones idóneaS para la magia, para las artes escénicas en general, son las actuaciones en vivo. Poder disfrutar de la actuación en directo de un buen ventrílocuo, como es tu caso, es una experiencia irrepetible. Aunque no es incompatible con disfrutar de la grabación de la actuación del señor Wences en el show de Ed Sullivan, por ejemplo, que nos permite gozar del repertorio de un gran ventrílocuo desaparecido que, de otro modo, se hubiera perdido. La verdad es que si sólo hubiera escuchado música en directo, hubiera escuchado muy poquita música.La mayor parte de la música que he oído en mi vida ha sido a trravés de grabaciones. El ideal son los conciertos en vivo, sin duda, pero yo no le hago ascos a unas buenas grabaciones. Hace ya muchos años que vivimos en un mundo hibrido. Antes incluso de que una persona con una larga trayectoria, como es tu caso, debutara en el mundo del espectáculo. Una de las primeras actuaciones de un artista en una televisión fue en ¡1936! Un ventrílocuo español - creo que se llamaba Asensi - actuó en unas emisiones experimentales de la BBC. Hace casi cien años. Ya, por entonces, el principal locutor de Radio Barcelona era Toresky, otro ventrílocuo que murió en plena guerra civil. Son medios que han permitido a muchos artistas trabajar y realizar actuaciones memorables. Claro, lo que todo el mundo desea y con razón es actuar en vivo. Pero lo que lo impide en este momento no es la digitalización, ni el mundo virtual. es la epidemia. Yo estoy seguro que las actuaciones en vivo y presenciales volverán más pronto que tarde. Será una gran fiesta. Me encantaría que cuando ocurra, me escribas para contármelo. Mis mejores deseos para que sigas realizando tu vocación de tantos años con el mismo entusiasmo que el primer día. Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  25. Muy buena esta Nota. Ya la he compratido con alumnos y magos amigos.. Gracias..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicitaciones, querido amigo, por tu labor. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  26. Me ha encantado el artículo, enhorabuena , un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Buenísimo! Me encanta
    Mucho éxito en esta nueva etapa a todos los mag@s!Hay que mirar con ojos de oportunidad, recuerden que la magia e ilusión es lo último que se debe perder a lo igual que la esperanza. Saludos a todos y abrazo virtual en estos duros momentos!!

    ResponderEliminar
  28. Completamente de acuerdo. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar