viernes, 7 de septiembre de 2012

Magia y observación : Georg Christoph Lichtenberg

Estatua de Georg Christoph Lichtenberg

Aparentemente llevó la vida de un sencillo profesor de física en una Gotinga provinciana y empleaba su tiempo en redactar un insignificante almanaque destinado a la sociedad ilustrada. Es cierto que Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) demostró grandes dotes de observación en sus investigaciones sobre electricidad,. Fue el descubridor de las figuras de Lichtenberg. Y también en algunas libelos satíricos. Pero en realidad empleó esas dotes secretamente, plasmando sus observaciones en unos cuadernos.

Pocas personas tenían noticia de su existencia. Uno de ellos era su casero, con quien le unían aficiones y amistad. Ambos veneraban el vino y contemplar el mundo que les rodeaba con la distancia, la fascinación y el interés con que se contemplan las estrellas. Lichtenberg definió sus cuadernos como una vía láctea de ocurrencias. Cuando murió su amigo tuvo que vencer las reticencias de su hermano y heredero a publicar una selección.
Le traigo a colación porque muchas de sus observaciones podrían ser las conclusiones de un prestidigitador sobre las acciones en tránsito, uno de los fundamentos que hacen posible su arte: En el mundo – escribió - las cosas más grandes se llevan a cabo gracias al concurso de otras a las que no prestamos ninguna atención, pequeñas causas que pasamos por alto y que al final acaban acumulándose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada